Make your own free website on Tripod.com

La refugiada que se convirtió en mi mejor amiga

por Beatriz Lorena González.

(este fanfic está dedicado a mi amiga Son Usako)

Emi

Sí. Trunks había sido su mejor amigo desde aquel día catastrófico en que lo conoció. Se habían vuelto muy unidos desde entonces, eran casi como hermanos, y al revés de lo que ocurría normalmente, era ella la que tenía un instinto sobreprotector sobre él.

Emi era una chica bastante extrovertida para haber sufrido todo lo que ella había sufrido a tan corta edad. Ella sentía que era completamente inútil lamentarse todo el tiempo por algo que ya formaba parte del pasado, y cuando ella ya se había integrado a una nueva familia.

Tenía aún esa expresión de candidez en su cara, aunque si una persona detallista se acercara mucho a ella, probablemente notase ese brillo opaco en sus ojos, yendo mucho más allá de su alma. Viendo en lo más profundo de esos ojos ámbar que contrastaban con su corto cabello rubio.

-*-*-*-

- ¿Por qué lloras?

Él se sentó a su lado, en aquel banco empapado. Apenas lloviznaba, pero era suficiente lluvia como para coger un resfriado.

- Entiendo que si no quieres decirme no tienes que hacerlo. -dijo bajando la mirada.

- ¿Qué haces aquí? -preguntó aún con las manos sucias en la cara.

- Yo... Yo quería saber qué te pasa.

- ¿Por qué habría de decirte qué me pasa si ni siquiera sé quién eres?

- ¿Por qué habría de interesarme qué te pasa si ni siquiera sé quién eres? -le dijo con una sonrisa.- Aún así me importa.

Ella levantó la cabeza mostrando su rostro sucio y lleno de lágrimas.

- No tengo porqué decirte qué ocurre. -dijo ella.- No sé tu nombre.

- Trunks. ¿Ahora me dirás?

- ¿Qué? -preguntó ella confundida.

- Me llamo Trunks. Ahora que te dije mi nombre tienes que decirme qué te ocurre. -respondió sonriéndole.

Ella le devolvió la sonrisa. Luego, volvió a su expresión dura.

- No te dije que si me decías tu nombre te iba a decir qué me pasa.

Trunks suspiró.

- De acuerdo. Si no quieres decirme qué ocurre, me iré. Lamento haberte molestado. -dijo y se levantó.- Sea lo que sea, espero que se te pase y que vuelvas a sonreír.

La niña se le quedó viendo.

Trunks la miró y luego empezó a caminar para irse.

- Mis papás murieron.

- ¿Qué? -preguntó Trunks volteándose.

- Ellos... Acaban de tener un accidente y murieron.

- Lo siento mucho. ¿Y por qué no estás con la policía o algo?

- ¿Acaso crees que me ayudaría estar con un montón de policías haciéndome preguntas? Yo no lo creo...

- ¿Y por qué tú...? ¿Qué pasa con tu familia?

- Mis papás eran hijos únicos, así como yo.

- ¿Y tus abuelos?

- Tres de ellos murieron, y el abuelo que me queda, vive en otro país y nunca me ha querido. A él nunca le gustó mi papá.

- Yo... Lo siento mucho, ...

- Emi.

- Sí. Lo siento mucho, Emi. ¿Y dónde vas a vivir ahora?

- Tal vez en las calles. No quiero que me envíen a un orfanatorio, y mucho menos con mi abuelo.

- ¿En las calles? ¿Pero cómo vas a comer? Y no vas a poder ir al colegio.

- No importa. Yo conseguiré un trabajo. Voy a convertirme en una modelo famosa y voy a ganar mucho dinero.

- ¿Modelo famosa? -preguntó Trunks.

- Sí. Ya tengo ocho años. Soy lo bastante grande como para ser modelo.

- Pero... Ellos no te van a dar una casa ni comida.

- Bueno, pero con el dinero me voy a comprar una mansión gigante y muchos carros.

- ¿Estás segura de que te van a contratar? Yo no sé...

- Bueno. Entonces tendré que resignarme a dormir en la calle. -dijo ella bajando la mirada.

- No. -respondió Trunks tomándola del brazo.- Ven. Ahora vas a vivir en mi casa.

-*-*-*-

- Hola, Trunks. ¿Quién es ella? ¿Una nueva amiga? -preguntó Bulma mientras veía a su hijo entrar.

- Sí. -respondió él.- Ahora va a vivir con nosotros.

Bulma sonrió.

- ¿En serio? -preguntó creyendo que todo era una broma.- Y dime, ¿cómo te llamas?

- Emi. -dijo con voz suave, apenas audible.

- ¿Emi? Muy bien, ¿y cuántos años tienes, Emi?

- Tiene ocho, como yo. Sus papás acaban de sufrir un accidente y no tiene a dónde ir.

- ¿Qué? -dijo Bulma sorprendida.- ¿Un accidente? ¿Lo dices en serio?

Ella obtuvo su respuesta al ver a la niña echarse sobre Trunks a llorar. Él puso una expresión triste y le colocó una mano sobre la espalda.

- No llores. Ya vas a ver que vas a vivir con nosotros y vamos a ser tu nueva familia.

Bulma puso una expresión seria.

- Trunks, quiero hablar contigo. -dijo halándolo de un brazo, separándolo de Emi. Lo llevó hasta una mesa y se agachó.- Trunks, creo que sabes que no podemos quedarnos con esa niña. -le susurró seriamente.

- ¿Por qué no? -preguntó Trunks sin entender.

- Hijo. Sucede que esa niña tiene una familia y una identidad. No podemos tomarla así como si fuera una perrito que encuentras por la calle.

- Pero... Ella no tiene familia. Sólo su abuelo que no la quiere. -explicó Trunks.

- Por eso. Estoy segura de que su abuelo la reclamará tarde o temprano si ella se queda a vivir aquí.

- ¡No! Su abuelo vive en otro país y no se va a enterar de que sus papás murieron.

- Trunks. Si alguien descubre que ella está aquí, nos vamos a meter en graves problemas.

- Entonces nadie tiene porqué enterarse.

Bulma suspiró.

- Hijo. No podemos. Entiéndelo, no se puede, es imposible.

- No es imposible. Podemos tenerla aquí, y después de un tiempo, cuando ya todos se olviden del asunto, podemos decir que la tenemos aquí, y nunca decir cómo la encontramos.

- Trunks. Definitivamente no. Quise hacerte comprender, pero me doy cuenta que eres demasiado terco como para oír explicaciones. No estoy pidiendo tu opinión, te estoy explicando porqué no podemos dejar que esté aquí.

Trunks miró a su mamá con enfado. Luego, bajó la mirada.

- Lo siento, mamá. No quise molestarte.

- Sí, Trunks.

Emi había oído todo eso último.

- Yo... No quiero ser una molestia para ustedes. -dijo la niña corriendo hacia la puerta.

- ¡Emi! -gritó Bulma.

- Yo la busco, mamá. -dijo Trunks y salió corriendo tras ella.

Pasó a través de la puerta.

- ¡Emi!

- Aquí estoy... -dijo ella suavemente. Estaba sentada tras la pared.

- No te fuiste. -dijo Trunks sonriendo.

- No. -respondió ella.- Todavía llueve.

- Me alegra que te hayas quedado. Ya verás que mi mamá te permitirá quedarte. -le dijo él sonriendo y ayudándola a levantarse. La abrazó y se dirigieron hacia Bulma.

ALGUNOS AÑOS DESPUÉS

- ¡Levántate, Trunks! ¡Hoy es nuestro primer día de Preparatoria! -exclamó Emi asomándose por la puerta de la habitación de Trunks.

- Todavía faltan veinte minutos para las siete... Déjame dormir...

- ¡Uy, pero qué holgazán! ¡Tenemos que utilizar estos veinte minutos para prepararnos psicológicamente para nuestro primer día como adolescentes!

- ¿A qué te refieres? -preguntó Trunks confundido, mientras se sentaba en la cama y se rascaba la cabeza.

- Bueno. Ayer, a las doce de la noche, dejamos de ser niños. Ahora somos estudiantes de secundaria y debemos prepararnos para eso.

- Pues para mí es lo mismo la secundaria que la primaria.

- ¡Pues la primaria es una etapa quemada! No puedes estar recordando el pasado siempre. Ahora es momento de prepararte para el futuro.

- Lo que digas... -dijo Trunks fastidiado.- No sé cómo le haces para ser tan fastidiosa y caerme tan bien al mismo tiempo.

- Reconócelo. No puedes vivir sin que Emi esté cuidándote. -dijo ésta picándole un ojo.

- En este momento te odio... -respondió Trunks bostezando.

YA ALLÁ

- Uy, ¡pero mira qué genialidad de institución! ¡Mira qué lindos los casilleros! ¡Mira qué lindos los carteles!

- Emi... De todo eso también había en nuestra antigua escuela.

- ¡Pero no eran la institución, los casilleros y los carteles de secundaria! ¡Eran los de primaria!

- Uy... Sólo te emocionas por el nombre...

- Pero el punto es que me he dado cuenta de que todas las chicas te están viendo. -dijo Emi maliciosamente.

- ¿A mí?

- Sí. A ti. Wow, la historia del sexto grado se repite. ¡Trunks el asediado!

- Ni lo menciones. No sé de dónde sacas esos inventos tuyos.

- ¿Inventos? Ja, si quieres pregúntale a Goten sobre el asunto para que veas qué te responde.

- ¿Goten? ¿Y él...? -Trunks miró a Emi con enfado.- ¿No me digas que ustedes fueron los que planearon aquella tonta ida al cine que no les sirvió para nada...?

- Que no haya servido fue tu culpa.

- ¡Cómo pude ser tan idiota! ¡Cómo no me di cuenta antes! ¡Arghhh! ¡Me da tanta rabia!

- Sí, sí, ya... Cuidado cuando no te controlas. Ya sabes que no me gustaría que ocurriera algún accidente aquí...

- Mejor ni hables. Y no quiero que empiecen a molestarme con lo de las chicas este año. Ya sabes que no me gustan esas bromas.

- Sí, lo sé. -dijo Emi sonriendo.- Si vieras lo rojo que te pones cuando se habla del tema.

- Eso es mentira. -dijo Trunks volteando la mirada.

- No, es verdad. Te lo juro. Por ejemplo, ahora estás rojo como un tomate. -replicó Emi aún sonriente.

- Bff... Eres imposible. -dijo Trunks y se retiró.

- Tu amigo es muy guapo. -dijo una chica acercándose a Emi.

- Jaja, otra más a la lista... -dijo Emi riéndose y se fue.

- ¡¡¿¿...??!!

A LA TARDE, EN CASA

- ¿Puedo entrar?

- Lo que quieras... -dijo Trunks molesto. Estaba acostado en la cama, y le dio la espalda a Emi.

- No entiendo porqué te molestaste tanto esta vez. -dijo ella seriamente.- Yo siempre bromeo contigo de esa forma.

- Esta vez estoy más sensible que nunca... -dijo Trunks cínicamente.

- Bueno. Sólo quería que supieras que lo lamento. En serio estoy arrepentida y comprendo que no me quieras hablar. Espero que me disculpes, porque no soportaría que no me hablaras más. Te prometo que más nunca voy a ser una molestia para ti.

Trunks suavizó su expresión, y se volteó a ver a Emi.

- ¿En serio lo prometes? -preguntó Trunks sitiéndose mal.

- ¡No! -exclamó Emi sacándole la lengua y riéndose.- ¡Jaja! ¡Sabía que te ibas a emocionar con mi "promesa"!

- Mph... Vete de aquí. -dijo Trunks más molesto aun.

- ¿Eh? ¿En realidad te molestaste? -preguntó Emi.- ¡Lo siento, lo siento! ¡Era broma! ¡No quería hacerlo! ¡Lo siento!

- Sí, ya lo sé. Soy demasiado inocente y es demasiado provocativo para tu astucia el molestarme. Te divierte tanto que lo haces inconcientemente. Pero, tranquila. Me limitaré a ignorarte.

- ¿Eh? Trunks, yo...

- No creas que esta vez voy a caer de nuevo en tu estúpida broma. Ya estoy cansado de todo esto. Pero ya sé que no debo creerte. Muchas gracias por haberme ayudado a madurar y avanzar un paso, en el cual me aseguraré de no ser más víctima de tus bromas.

- Pero, yo... -dijo Emi preocupada.

- Ya te puedes ir.

- Pero...

- Te dije que te fueras. -dijo Trunks molesto, mirándola a los ojos.

- ¡No me iré hasta que no me oigas! Ya te dije que era sólo una broma.

- Precisamente por eso. No me gusta que bromeen conmigo.

- Por favor, Trunks. Perdóname. En serio no quería hacerlo, se me salió, fue inconciente. Sabes bien que soy una persona muy bromista y no me gustaría que te molestaras conmigo por siempre. Me importas mucho, y no quisiera que te resintieras conmigo así. -dijo ella realmente arrepentida.

- ¿Esta vez lo dices en serio? -preguntó Trunks no muy seguro de quererla perdonar.

- Te lo juro. -dijo ella mirándolo triste.

- Ah, qué mal. Porque yo no.

Ella abrió sus ojos sorprendida.

- ¡Ja! ¡Qué gracioso! ¡Si hubieras visto la cara que pusiste! ¡Jajaja!

Emi puso cara asesina.

- ¡Uy, eres un idiota! ¡No me hables más nunca! ¡Estoy muy furiosa! -gritó Emi y se fue corriendo a su habitación. Trunks sonrió.

- Ya se le pasará. No te preocupes. -le dijo Bulma que había llegado cuando ella salió corriendo.

- Tranquila. Ni siquiera estoy preocupado. Es que estoy COMPLETAMENTE seguro de que se le va a pasar. -respondió él.

EN LA NOCHE

Estaba lloviendo a cántaros. Aunque aquella tarde había sido soleada y calurosa, esa noche lla luvia caía pesadamente sobre la ciudad. Se oían los truenos a distancia, y el reflejo de los relámpagos iluminaba todo el oscuro cielo. Emi estaba aterrada.

- Si hay algo que me asusta más que los espíritus, son los relámpagos.

Emi se acurrucó contra la almohada y recordó que siempre que tenía miedo por las noches, iba a la habitación de Trunks y dormía allí hasta la mañana siguiente.

- Yo estoy molesta con él... Pero...

En eso un trueno sonó haciendo que las ventanas vibraran.

- ¡Ay! -exclamó Emi asustada. Se cubrió con la sábana.

Mientras tanto, Trunks reposaba tranquilo en su cama. Los truenos y relámpagos no representaban ningún susto para él. ¿Qué peligro podía causar un trueno? A pesar de que eran altas horas de la noche, él no dormía, sólo reposaba tranquilo, con los ojos cerrados, sobre la cama.

- Emi debe estar muy asustada. -dijo Trunks preocupado. Luego, sonrió.- Seguro no se atreve a venir porque está molesta conmigo, aunque si los truenos siguen así, estoy seguro de que no va a aguantar.

Y se notaba que Trunks conocía a Emi a la perfección. Otro trueno sonó, y espero durante cinco minutos haciéndose el dormido hasta que Emi llegara. Nada.

- Creo que no va a venir. Es una lástima. Quería jugarle una broma. Cuando está asustada es más sensible a las bromas...

Otro trueno retumbó en el cielo. Trunks se dispuso a dormir. En eso, oyó la puerta de su habitación abrirse y sintió que alguien se acostaba a su lado.

Trunks abrió los ojos sorprendido y sonrió. Miró sobre su hombro y vio a Emi con los ojos apretados y abrazando la almohada, muy asustada. Trunks se volteó, haciéndose el dormido. Aunque con intenciones muy maliciosas. La broma que tanto había planeado sería ejecutada al instante.

Trunks estaba preparando el primer movimiento de su plan.

Otro trueno se oyó.

- ¡Ay! -exclamó Emi y abrazó a Trunks asustada. Él abrió los ojos, perplejo. Miró su cabello rubio sobre su cara y la abrazó también. Se arrepintió de haber pensado en jugarle una broma incluso viéndola asustada.

- No te preocupes. No te va a pasar nada. -le dijo Trunks y le acarició la cabeza con la mano.

Manga de "La refugiada que se convirtió en mi mejor amiga"
Otra parte del manga!

Dibujado por Kaoru (Anyela).
Supervisado y aprobado por la autora.

Nota: El manga que fue dibujado por Kaoru es una escena del fanfic que acabas de leer, te recomendamos que primero leas la historia y después veas el manga. Cabe decir que éste manga es 100% propiedad de la autora del fanfic y la dibujante. Si deseas ver mas partes del manga, envíame un mail y yo me encargaré de que lo hagan >=)

Regresa a "Fanfic's y Fanart"